Blogs de Noticias

El bullying detrás del video

Anto tiene 23 años y es la estrella viral del momento en las redes sociales con su famoso video: “Hola, soy anto”. Nunca pudo terminar el colegio, y al igual que sus seis hermanos, tiene un retraso madurativo. Hoy, sueña con ser youtuber. “Nos dolió ver cómo había gente que se burlaba de ella, sobre todo porque Anto no entiende que hay dos realidades”, cuenta Julio, el papá de Anto.
Anto vive en Berazategui, asiste a cursos de costura y ayuda a su madre con las tareas domésticas. No fue el primer video que subió, pero sí el primero que hizo sin supervisión de sus padres, quienes en el momento en que se grababan las imágenes desde la pileta, habían salido de la casa. 
“Dejó de estudiar hace seis años. Primero fue a un colegio normal, pero cuando empezó la secundaria tuvo que cambiarse a un instituto especial porque los chicos le hacían bullying”, explica Matías, amigo de la familia de Anto.

Y agrega: “Nuestra intención no es iniciar una acción judicial contra nadie”.  Según la ONG Bullying sin Fronteras, dirigida por Javier Miglino, en 2016 aumentaron un 40 % los casos de abuso escolar en Argentina, donde hubo 1142 casos. “Si bien fue sancionada en la Provincia de Buenos Aires, es necesario que haya una ley antibullying en todo el país ya que somos uno de los países de América del Sur donde más casos hay”, expresa el abogado Miglino. “El hecho de ser vulnerable como ocurre con casos de retrasos madurativos genera el caldo de cultivo para el bullying, especialmente en las escuelas. Por eso es que estas personas requieren de especial cuidado, aunque muchas veces se de lo contrario”, analiza Alfredo Grande, psiquiatra y psicoanalista. En 2015 se sancionó la Ley Anti Bullying en la Provincia de Buenos Aires, para concientizar y llevar a cabo los "Acuerdos de Convivencia", una guía sobre cómo proceder en estos casos entre alumnos y para los docentes. En el psicoanálisis, la “teoría de la crueldad” se basa en la realidad en la cual estamos todas las personas inmersas, donde se expulsa a quien no es igual. “Esto después repercute en el futuro de estos chicos porque es muy difícil insertarlos laboralmente”, comenta Grande . Y explica: “Cuanto menor es el retraso, más lo sufren porque tienen mayor registro del maltrato”.  

“La esperanza que tiene Anto ahora es poder ayudar a las chicas que se sienten reflejadas en ella, que la siguen como fans”, afirma Matías. Y concluye: “Ahora quiere ser una youtuber”.

Jerónimo Mura

click para escuchar en vivo


 




 Publicidad

 


Aysa - Publicidad

Amigos en Facebook

Seguinos en Twitter